No existen, son virtuales.


Pensar estratégicamente la comunicación digital implica entender que los seguidores en sí no son una finalidad, sino un medio para crear una comunidad que haga crecer un negocio. Así, teniendo en cuenta que existen redes orientadas a todo tipo de objetivos, podemos decir que la desvirtualización tiene básicamente dos formas: individual o colectiva.

- Qué quieres para tus redes sociales? - Más seguidores. - Para qué? - Ay, no sé… (cualquier primera entrevista de cualquier agencia con cualquier cliente) Las redes sociales son hoy en día lo más wow para cualquier marca. Sin embargo, tienen un lado no tan simpático: no son canales de venta directa. Como su nombre lo indica, simplemente funcionan como un medio para establecer un vínculo con otros. Por lo tanto, el deseo de más seguidores sólo puede funcionar, en términos de viabilidad comercial, si finalmente se convierten en clientes. Para que esto suceda, ya vimos que debe pasar por distintas etapas en las que se trabaja mediante estrategias para facilitar su paso entre una y otra. Pero ahora, ¿cómo pasamos a la etapa final? La respuesta empieza con d, termina con r y no es desesperar. Desvirtualizar significa llevar a tus contactos del mundo digital a su versión de carne y hueso en el mundo real, ese donde un like es una compra y si se hace en efectivo es super-like. Pensar estratégicamente la comunicación digital implica entender que los seguidores en sí no son una finalidad, sino un medio para crear una comunidad que haga crecer un negocio. Así, teniendo en cuenta que existen redes orientadas a todo tipo de objetivos, podemos decir que la desvirtualización tiene básicamente dos formas: individual o colectiva. A la individual la podemos ver claramente desde las aplicaciones para ligar… hasta las profesionales donde buscamos nuevos socios o colaboradores para networking. A su vez, las colectivas implican movimientos masivos de personas y, si bien hay ejemplos empresariales para acciones de Marketing y Relaciones Públicas, los hay también de recientes revoluciones en distintos países que se iniciaron justamente por las redes. Hablando específicamente de redes con fines comerciales, siempre es recomendable desvirtualizar por el hecho mismo de que los clientes son personas reales cuyas acciones determinantes –en este caso la compra- transcurren en este plano. Sin embargo, también permite alcanzar otros objetivos: * Humanizar y generar confianza en torno a la marca y sus representantes. * Recabar información sobre tu público para generar ofertas más puntuales. * Acercar contactos que puedan hacer crecer el negocio. Igualmente, hay que tener en cuenta que las redes sociales no son el mundo real, por lo que tanto tu marca como tu público pueden ser un toque diferentes de lo que aparentan. Por eso es fundamental que, si vas a realizar una actividad de desvirtualización, planifiques cuidadosamente cada detalle para asegurar que la imagen que proyectas es coherente con la de la estrategia planteada en las redes sociales. Dicho todo esto, qué tal si pasamos a la parte práctica? Puedes probar diferentes maneras de desvirtualizar según tus objetivos o el alcance de tus redes. * Hacé un contacto de negocios o conseguí un colaborador: es tan fácil como pensar en algún proyecto que tengas planeado, ver si entre tus contactos tienes a alguien que pueda ayudarte y enviarle un mensaje. En caso de no tenerlo, puedes probar agregándolo. Sin miedo! Mientras tu mensaje tenga el tono profesional adecuado, lo peor que puede pasar es que no responda. * Organizá un café o meeting: si tienes una red pública que aún está arrancando, buscá un lugar como una cafetería y llevá una propuesta. Luego comunicalo en tus redes a través de publicaciones y un evento. Tu público incluso podría llevar más gente para conocerte y hacer crecer tu negocio. * Encuentros masivos: con redes públicas, grandes y más posicionadas, puedes concentrar mayor cantidad de gente en un mismo lugar que reúna las condiciones técnicas. Esta técnica de relaciones públicas es ideal para lanzar nuevos productos, hacer cambios de imagen o ampliar tu área de influencia. Nos vemos en el mundo virtual en el próximo post!
Autor: Lic. Diego Jiménez Bossi - Comunicador Profesional